Chocolate, a los ricos dulces y bombones

Chocolate

Chocolate… dulce manjar. Que se quite el pan, y el agua, y las frutas, y las carnes o los pescados. Chocolate, no hay más. Soy un goloso empedernido y no puedo evitarlo, pero para mí la simple visión de fotos como éstas sólo me permiten saborearlas virtualmente, segregar copiosa saliva (lo primero que hice antes de sentarme a escribir fue ponerme al lado un pañito para limpiar de vez en cuando el teclado) y pensar en buscar un buen dulce, o un helado o unos pasteles.

O por qué no, casi es Halloween aún y aquí al menos, en mi tierra, es tradición el comprar buñuelos de chocolates, que no son sino unas ligeras bolitas de hojaldres, muy esponjosas e inundadas por dentro del gastronómico oro marrón.

Dicen las leyendas que fue Quetzalcoatl, dios azteca, quien enseñó a su pueblo el cultivo del cacao. ¡Un altar debíamos ponerle!. Gracias a él, aprendieron a elaborar el “tchocolatl“, una bebida amarga y oscura que se elaboraba moliendo y tostando sus granos.

Así, durante siglos, tan mágica y legendaria fórmula, permaneció oculta hasta que Hernán Cortés entró en tierras de México. Sin embargo, lo encontraron muy amargo, y fueron ellos, o mejor dicho, unas monjas de Oaxaca, quienes decidieron añadirle azúcar. Apenas cien años después, era ya todo un éxito entre la nobleza de media Europa.

Chocolate

Esa es la historia; esa es la leyenda. y a veces uno se pregunta… ¿qué importa más: su historia y sus leyendas, o sus recetas?

Chocolate

Magdalenas, bizcochos, tartas, helados, batidos… adornados con frutos secos, con frutas del bosque, con nata, sin nata…

Chocolate

Dulces y bombones de las más sabrosas formas y colores.  No hay mayor placer que el de entrar en una chocolatería, tomar una caja surtida, y simplemente, comenzar a pedir que echen de unos y otros. Y claro está, sentarse en una de sus mesitas y saborear un buen tazón de chocolate caliente. Nada mejor para el frío del invierno, oiga.

Chocolate

Ay, qué ganas me han entrado ahora mismo de que llegue el mes de diciembre o enero y haga mucho frío. Nada, decidido, tras limpiar por enésima vez el teclado, me bajo definitivamente a por mis buñuelos de chocolate de Halloween.

Tags: ,

Imprimir

3 comentarios

Comments RSS

  1. Carmen M dice:

    ¡¡Goloso!!

  2. Ana dice:

    Cielos que tentaciones!!! pero en realidad el sabor del chocolate es riquisimo, agregado en cualquier preparación d ereposteria, muy informativo este mensaje y gracias por dejarnos entrar al mundo de las rfecetas con chocolate…

  3. Javier dice:

    y a mucha honra, Carmen

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top