Celebrities bien armadas

Audrey Hepburn

¡Al fin un fin de semana relajado y tranquilo en casa!

Cuando el tiempo que hay para el ocio es tan poco durante la semana y tanto el estrés de la rutina diaria, y cuando de repente te encuentras con tiempo para gastarlo en tus aficiones, parece que el tic tac del reloj que te vigila desde la cocina te acelera el pulso, ansioso por aprovechar lo mejor posible ese escaso tiempo del que apenas dispones.

Miras los títulos de los libros de tu estantería y ninguno te convence; te sientas en el ordenador dispuesto a navegar por las redes virtuales y te das cuenta que divagar/vagar es otra forma de perder ese tiempo. Dirijes la vista hasta tu cámara y piensas en pillar el coche y hacer kilómetros para hacer esa fotografía única que siempre buscas.

Tiempo, tiempo, tiempo. Hasta que al fin recuerdas tantas y tantas películas que tienes pendientes de ver.

Brigitte Bardot

Sí, eso es. Cine. Buena opción. Quizás no mejor que otras. Pero hay que dejar hacer al cuerpo, y este fin de semana me lo pide: cine, y a ser posible, clásico. Nostalgia de aquellos tiempos de glamour, de auténticos actores y actrices, de películas que, a falta de efectos especiales, tenían contenido y profundidad, magníficos guiones y no peores interpretaciones. Ah, Katharine Hepburn, Cary Grant, Grace Kelly o Spencer Tracy. Aquéllos sí que eran tiempos de cine.

Tiempos en que el glamour estaba no solo en el celuloide, sino también tras las cámaras, en las fiestas y en las muestras del séptimo arte cuando los flashes iluminaban las noches de Venecia, San Sebastián o Berlín y podías ver a tanta celebrity paseando de forma natural, bien armadas, en una mezcla de estilo y nostalgia, fundidas en uno solo. El sabor de lo antiguo, el complemento perfecto del actor y su cámara.

James Dean

Las admiro, sí, pero hoy me toca sentirme en mi sofá como un rebelde sin causa, de la mano de James Dean. Evadirme como Steve McQueen, y huir por un momento, como si durante la semana hubiera tenido el estrés en los talones, como Cary Grant.

Sean Connery

Sentarme en mi sofá para sentirme espía, a lo 007, como Sean Connery, uno de mis ídolos, o genial detective a lo Sherlock Holmes, como Peter Cushing.

Frank Sinatra y Grace Kelly

Vivir desde mi sofá el glamour de la Alta Sociedad, junto a Frank Sinatra, Grace Kelly y Bing Crosby, o el de los bajos fondos junto a Edward G. Robinson, el rey del hampa.

Marilyn Monroe

Se atenúan las luces del día. Cae la noche. Se oscurece la tarde mientras mis ojos, tras varias películas, se adecuan a su ritmo fugaz, mientras mi corazón se prepara para admirar, una vez más, la belleza de tanta Belle de Jour, de la Bardot, de Catherine Deneuve, de Mae West, de tanto diamante femenino con el que no podré desayunar.

Un día más. Sí, quisiera vivir con faldas y a lo loco. Y disfrutar de mis aficiones. Quien sabe, quizás mañana sea yo el que tome mi cámara y haga como ellos: dejar volar la imaginación a través del objetivo… quien sabe.

Ay, Marilyn. El próximo fin de semana libre te lo dedico a ti…

Tags:

Imprimir

1 comentario

Comments RSS

  1. emilio dice:

    gracias por enviarme sus fotos y sus correos

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top