Annie Leibovitz, el arte del retrato

Annie Leibovitz - Woody Allen con Penelope Cruz

Espíritu. Imprimir sensaciones y que éstas se desprendan de las tomas una vez se muestren ante nuestros ojos. No todos los fotógrafos son capaces de captar el alma de las cosas. Es arte; es instinto; es experiencia para saber dotar a un elemento de aquéllo que convertirá a una simple fotografía en algo más que una imagen.

No es tan fácil hacer un retrato. Es quizás la fotografía que pueda parecer más sencilla para un profano, pero es definitivamente la más complicada porque tomar la foto de una persona no es solo inmortalizar ese instante de la vida: se trata de captar el momento y hacer que cuanto allí se siente, cuantas emociones desprenda la persona fotografiada, su espíritu y su carácter, llegue hasta quien luego ve la fotografía.

Annie Leibovitz- Clint Eastwood

Annie Leibovitz es una experta en la fotografía personal. Una mujer que ha sido capaz no solo de ser la primera mujer en exponer su obra en la Galería Nacional de Retratos de Washington DC, sino también de convertirse en la fotógrafa mejor pagada del mundo, y de trabajar de forma autónoma para revistas de tanto prestigio como Vanity Fair o Vogue, amén, de haber conseguido que posasen para ella grandes personas de la Historia en sus diferentes campos como la reina Isabel II de Inglaterra, el presidente Obama y su familia, John Lennon, Bruce Springsteen o Mijail Gorbachov.

nAnnie Leibovitz - Reina Isabel II

Precisamente su foto más reconocida, la de John Lennon desnudo y acurrucado junto a su mujer Yoko Ono, es uno de los grandes iconos de la fotografía actual de personajes. No solo por lo que expresa, sino por el momento. Aquella foto fue la última que se tomó de John Lennon en vida, pocas horas antes de ser asesinado en el año 1980.

Annie Leibovitz - Angelina Jolie

Nostalgia impresa. Colores difusos y pálidos; un estilo onírico incomparable capaz de fundir tras el objetivo a la persona con el paisaje, de integrarla en uno sólo, como si de una historia irreal se tratase, como si las miradas vagasen perdidas en algo indefinible más allá de la propia cámara.

Annie Leibovitz - Scarlett Johansson

Imaginación. Capacidad de representación y facilidad para hacer arte lo más difícil. Convertir en un cuento la historia más sencilla y conseguir que cada Cenicienta, tras su cámara, pueda convertirse en realidad…

Annie Leibovitz ha sido galardona recientemente con el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades.

Tags: ,

Imprimir

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top