Sombras y colores: graffitis en las estaciones

Estación de Port la Nouvelle

La mañana se despierta cálida y soleada tras días plomizos y grises. “Tras la tempestad viene la calma”, parece susurrar el tren desde la amortiguada melodía de su vaivén.

Estación en Perpignan

Vuelven los colores a los campos franceses. Vuelven las nubes blancas y algodonosas a dibujar las más sorprendentes figuras sobre un cielo infinitamente azul. Y todo parece dispuesto para partir.

Graffiti en la estación

Atrás queda el frío, la lluvia y las viejas estaciones pintadas de graffitis indignos, de vías abandonadas para trenes que, cansados, parecen esperar el fin de los tiempos.

Perpignan 22 - estacion

Aparecen los colores tenuemente. De los blancos a los ocres. De los grises a los verdosos. De los negros a los marrones.

Perpignan 23 - vias de tren

Desaparecen las sombras. Se ilumina la oscuridad. Luces. Y un largo camino por recorrer hacia un próximo destino…

Tags:

Imprimir

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top