Roques frente a las costas de Canarias

Roques de Garafía, La Palma

Roques de Garafía, en la isla de La Palma

Hoy, de nuevo, vuelvo la vista a mi tierra de adopción, Canarias, para ofrecer una perspectiva diferente de sus islas: las de sus escarpadas costas vistas desde el aire, la de su intenso mar azul chocando en sus acantilados, pero, sobre todo, la de las extrañas formaciones que la Naturaleza nos dibuja en la cercanía de su litoral; las inmensas rocas, generalmente de origen volcánico, que emergen del mar, como pequeños islotes, vigías de su seguridad marítima.

Son lo que aquí llaman “roques“, y por su formación geológica, los hay de diferentes formas y tamaños, pero siempre, diseminados por el Atlántico frente a cada una de las siete islas.

Roques de Salmor al norte de El Hierro

Roques de Salmor, al norte de El Hierro

Los Roques de Salmor, frente a la costa meridional de El Hierro, es uno de los paisajes más tradicionales herreños, y forman parte de lo que hoy es Reserva Natural por su variada flora y su fauna endémica, entre la que destaca el lagarto gigante, único en el mundo. Entre los buceadores, está reconocido a nivel mundial, como uno de los mejores sitios para hacer inmersiones, a pesar de sus fuertes corrientes marinas, sobre todo, por su riqueza submarina.

Roque de Anaga frente a Tenerife

Roque de Anaga, Tenerife

El roque de Anaga, en la costa tinerfeña, es en realidad un cuello volcánico, una formación que se ha originado por el endurecimiento de la lava dentro de un cono volcánico. Con el paso de los siglos, la erosión va eliminando el cono que la rodea, y lo que queda es la lava endurecida en forma de tubo puntiaguado, resistente, ésta sí, a la erosión. En el caso del roque de Anaga, además, con ese mismo paso del tiempo, este neck volcánico quedó aislado por el mar.

Roque Negro, Fuerteventura

Roque del Moro, Fuerteventura

Situado en Fuerteventura, en el Parque Natural de Jandía, entre la punta de Barlovento y el Islote, se encuentra el Roque del Moro junto al que se extiende una preciosa playa arenosa, la de Cofete, por un lado, y la propia playa del Moro al otro. Se trata de un gigantesco monolito que se alza frente a los acantilados de Fuerteventura, y desde donde hay unas vistas perfectas del Macizo montañoso de Jandía, donde se encuentran las mayores alturas de la isla.

Roque de Garachico, Tenerife

Roque de Garachicho, Tenerife

Con una altitud de 77 metros, y situado a unos 300 metros de la costa noroeste de Tenerife, frente a la bellísima localidad de Garachico, este Roque está catalogado como Monumento Natural y, por tanto, se trata de un espacio protegido por Ley, dadas las especiales condiciones geológicas del islote y la flora y fauna tan particular que contiene.

El Roque de Garachico está formado por materiales magmáticos procedentes de las coladas volcánicas de la Era Cuaternaria que en su día formaron la plataforma costera sobre la que se asienta el municipio. Aquellas coladas superaron los acantilados existentes y se vertieron al océano. Desde entonces, la erosión diferencial provocó que este macizo quedara aislado en el mar y que quedara perfectamente definido a como hoy lo vemos por la acción de los vientos y el oleaje.

PARA VER OTRAS IMÁGENES DE LAS ISLAS CANARIAS:

Imágenes por cortesía de fotosaereasdecanarias.com

Tags: , ,

Imprimir

3 comentarios

Trackback  •  Comments RSS

  1. Gustavo Campos dice:

    Si es que vivimos en una tierra llena de contrastes y muy hermosa. Lástima que muchas veces no somos conscientes y hacemos tantos destrozos o somos tan sucios…

    Gracias por este artículo Javier.

    ¡Un abrazo y mucha música!

  2. Javier Gomez dice:

    Hola, Gustavo:

    ¡Cuánto tiempo! Sí que es bonita Canarias, sí. Me encanta sobre todo la costa norte de Tenerife y sus acantilados.

    Curiosamente, antes de conocer las islas, Canarias no era un lugar que me llamaba la atención especialmente, pero ahora que la conozco, después ya de varios años, reconozco que sus paisajes son realmente bonitos, y que tienen mucho, pero que mucho, que ver.

    Un abrazo.

  3. Gracias por compartir estas imágenes Javier.

    Como bien dice Gustavo muchas veces los Canarios vivimos muchas veces sin ser conscientes de lo que tenemos. En mi caso considero que he sido en gran medida consciente de que es un gran privilegio vivir en Canarias, y más consciente lo he sido cuando me he ido a vivir lejos de ella.

    Sin duda tienen algo mágico los roques del archipiélago, el hipnotizador romper de las olas contra esos gigantes que surgen del agua dejan un sentimiento profundo en los ojos del observador.

    Os dejo una fotografía en la que aparece uno de los roques de Benijo, y aunque la imagen la use para un artículo que habla sobre sesiones fotográficas, en ella puede verse con claridad este roque en todo su esplendor.
    http://www.lucianodelarosa.es/sesion-de-fotos-en-verano

    Un abrazo.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top