Fotos del Parque Nacional de Yosemite

Yosemite 1

La naturaleza es capaz de expresar con gestos muy particulares los sentimientos más humanos. Fotografías que transmiten vida y emociones, que nos hacen sonreir, o mirar con tristeza, que nos hacen sentir nostálgicos o alegres.

El Parque Nacional de Yosemite, en EE.UU., es pura energía; fuerza que se derrama en cada roca, en cada árbol, en cada centilitro de agua que recorre sus ríos. Parece asomado al mundo para imponerse y decir a cuántos osan visitarlo que ahí están sus altas rocas graníticas para gritarle al mundo su presencia. Paredes de más de 1.000 metros de altura, casi verticales y una vegetación verde y brillante permanentemente.

Yosemite es de esos rincones que no podemos dejar atrás si nos acercamos por San Francisco, porque se encuentra a 320 kms., distancia ridícula si apreciamos lo que vamos a encontrarnos allí.

… porque merece la pena perdernos entre sus carreteras, rodeados de sequoias gigantes, para sentirnos pequeños, para ser lo que somos en medio de aquella Naturaleza virgen, para detener un momento nuestra vida, sentados en un banco y recapacitar…

Yosemite 4

… allí, puede que nos sintamos perdidos, sólos, olvidados por todos, tristes o derrotados. Inservibles, o sin sentido…

Yosemte 3

O puede que abramos los ojos y nos sintamos grandes, triunfadores, irresistibles, poderosos y que nada ni nadie puede detenernos porque el mundo se abre a nuestros pies…

Yosemite 5

Igual sentimos que necesitamos gritar, derramarnos, llorar, o verter al exterior todo lo que un día guardamos dentro, por despecho, por rabia, por inconsciencia, o incluso por alegría desbordada o simplemente por desnudar el alma…

Yosemite 2

Pero si algo aprenderemos, es que al levantar la vista de aquel banco desértico, siempre, ante nuestros ojos, se abrirá un camino nuevo.

Yosemite 6



1 comentario

  1. vitolink dice:

    Salvo por la imagen (por lo demás, también muy chula) de los bancos al pie de la carretera, bien podría ser un paraje de cualquier novela fantástica, un lugar donde perderse y no regresar… Salvo cuando se acabe el pan de lembas y las barritas de muesli, claro.

    Viendo estas fotos, uno entiende a Jack London.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top